Pablo Di Meglio: Cómo redactar contenidos que convenzan a tus clientes.

Pablo Di Meglio: Cómo redactar contenidos que convenzan a tus clientes.

Compartir

Ya sea en una página de aterrizaje, un correo electrónico o una publicación en Facebook existen ciertas buenas prácticas que podemos implementar para persuadir e influenciar a nuestros clientes y aumentar exponencialmente la conversión.

A continuación, 7 consejos y claves para desarrollar contenidos que vendan más:

1-     Una sola cosa a la vez: de tan obvio que suena nos olvidamos de usarlo e implementarlo. En los mails que escribimos y en las páginas web que publicamos solemos agrupar demasiado contenido e información. Cuanto más concisos y directos seamos, más éxito tendremos en nuestra comunicación. Entendamos una cosa importante: a nadie le gusta que le pidan demasiadas cosas al mismo tiempo, por ello, debemos escribir textos simples para que sea más fácil procesar el contenido por parte de nuestros potenciales clientes.

Una cosa es contar todo. Otra cosa es ser extensos y aburridos. El usuario puede irse en cualquier momento: ve al grano, sé directo, simplifica.

2-     Textos personales: todos nos damos cuenta cuando un contenido parece “copy-paste”, cuando es un texto sin alma y corazón. Escribamos nuestros titulares, asuntos de correos y contenidos como si fueran dirigidos a una sola persona, como si se tratara de una conversación personalizada. ¡No se imaginan todo lo que hace la diferencia al momento de vender!

3-     El titular o texto principal: es LA CLAVE de todo en una Landing Page o en el asunto de un correo electrónico. Es lo que determina la atención del cliente. Debemos ser específicos, despertar el interés y llamar la atención. Por ejemplo:

Un título que dice “Aprende a mejorar tu profesión” es muy genérico. No despierta  la curiosidad, no muestra un valor concreto, no genera credibilidad.

Debemos ser mucho más concreto en los títulos:
“3 secretos para evitar distracciones y potenciar tu carrera profesional”.
Este título menciona un problema concreto – un problema que resonará con aquellos que los sufren. La solución al problema también está en el título.

4-      El subtítulo o texto secundario debe ser emotivo: olvídate de lo racional en el primer texto luego del titular. La gente no compra productos o servicios, compra soluciones. Dos puntos importantes al momento de redactar un texto emotivo: tocas áreas de interés para la otra persona e incluye promesas del tipo “tengo algo que te puede ayudar”.

5-      Incluye una oferta irresistible: ¡ahora sí la información racional! El precio, un descuento, un beneficio único, una oportunidad que el usuario no debe perderse, un premio, etc. Complementa lo emocional y termina de convencer.

6-     Uso de colores y tamaños: los usuarios escanen, por ello, debes utilizar de forma estratégica los espacios, el tamaño de los titulos y los íconos para poder llamar la atención del usuarios. Si quieres que lean algo importante, pongo en un color BIEN llamativo y diferente al resto de la página e incluye un ícono o imagen que refuerze el mensaje.

7-     Los llamadas a la acción: debe haber un mínimo de tres llamados a la acción pero siempre uno funcionando como principal acción a promover. Conjuga e integra diferentes elementos que sirvan como llamado a la acción: un botón con un color llamativo, una imagen o un texto con con hipervínculo. ¡La unión hacer a la fuerza!

La integración efectiva de estos consejos podrán ayudarte a conseguir más registros en tu “Landing Page” o mejorar la tasa de respuesta en una campaña de E-Mail Marketing. Todo se trata de poder convencer de forma efectiva a nuestros clientes que nuestra oferta de valor es única e irresistible.

Autor: Pablo Di Meglio

BANNERS_ESCUCHALO

No hay comentarios

Dejar respuesta